Entrevistas del Mensajero Azul: “Roberto Roiz, una década dedicada al diseño postal”

1.417 Vistas

Hoy tengo el enorme placer de presentarles esta nueva sección en nuestra web. “Tête-bêche” será el espacio para entrevistar diferentes personas vinculadas a la Filatelia cubana. Después de poco más de dos años, este proyecto se concreta a sazón de la recién concluida Exposición Virtual CUBAFIL 2023. No podía ser de otra manera, que nuestra primera entrevista fuera a una persona que por estos días está celebrando diez años de crear su primer diseño oficial para la Filatelia cubana. Con un talento desbordante desde sus inicios acompañados con una creatividad estremecedora, forjadas a golpe de disciplina y estudio, no es de extrañar que pasadas diez primaveras sea uno de los diseñadores postales más prolíficos y aclamados no sólo por las instituciones, también por el muy exigente gremio filatélico cubano. Bienvenido a nuestro espacio, Roberto Roiz.

Angelito: ¿Dónde nace Roberto Roiz?

Roiz: Soy nacido, criado y estudiado en La Habana.

Angelito: ¿Qué parte de La Habana?

Roiz: Soy de Guanabo, pero como buen habanero nací en el Vedado. (Risas)

Angelito: ¿Fuiste de esos niños que siempre estaban dibujando en el aula mientras otros preferían correr o jugar a los escondidos?

Roiz: Realmente me la pasaba más en la biblioteca, era más tranquila, había libros de donde guiarse o calcar (Risas). Además, la bibliotecaria me regalaba hojas para dibujar.

Angelito: Ya sentías intranquilidad por dibujar evidentemente y necesitabas tu espacio y los materiales, claro. ¿La vocación te descubrió a ti o fue al revés?

Roiz: Todos los niños dibujan como forma de expresión. Algunos continúan haciéndolo a lo largo de toda su infancia. Supongo que, en mi caso y como muchos, la inquietud por el dibujo se mantuvo y fue evolucionando hacia un sentido más artístico, por así llamarlo. Asumo que descubrí la vocación por la práctica constante.

Angelito: Aquí te confieso algo. Mi hermano es mayor que yo, él es pintor y de niño siempre lo imité mucho y honestamente el dibujo por mucho que lo practiqué no se me daba, la verdad. Existe la teoría de que la mano se educa, yo tengo mi opinión, uno nace con un talento y la práctica constante va educando y desarrollando las habilidades. Luego la academia da las herramientas para encausar ese talento y llevarlo a otro nivel. ¿Estoy en lo correcto?

Roiz: Literalmente la mano se entrena para adquirir destreza motriz que traduzca en el papel una idea. No es posible evolucionar sin la práctica constante para perfeccionar la habilidad, ya sea de manera empírica o académica. También creo que el talento no es puramente innato, es perfectible y se puede educar. La academia no es imprescindible, pero en mi criterio ayuda a acortar el camino y evolucionar más rápido.

Angelito: ¿En qué etapa de tu niñez o adolescencia visualizas el diseño como una profesión real en tu vida? ¿O siempre quisiste ser un artista de la plástica?

Roiz: Siempre me vi como pintor, no imagino un niño pensando en hacer logotipos. (Risas) Además, mis padres nunca desalentaron en mí la vocación para ser un posible artista.

Angelito: Tener el apoyo de tus padres fue una bendición, no todos los padres aprueban que sus hijos se inclinen hacia carreras artísticas. ¿En tu familia eres el primero con una carrera en las artes?

Roiz: Mis padres siempre tuvieron una buena cultura artística, así que vieron con buenos ojos que uno de sus hijos tuviera inclinación por el arte. Pienso que en Cuba, al menos en una buena parte de su sociedad, suele alentarse la carrera artística cuando el niño tiene vocación. Aunque con padre arquitecto, sí podría decirse que soy el primero en iniciar una formación académica en artes visuales.

Angelito: Bueno, hijo de arquitecto caza ratón. (Risas) ¿Qué te impulsa a ingresar en la academia y enfrentar más seriamente tu formación?

Roiz: Como cualquier adolescente en Cuba, terminando la secundaria me tocó decidir qué estudiar a partir de noveno grado. Yo traía formación en talleres de artes plásticas y cuando abrieron convocatoria para San Alejandro era de mis opciones preferidas, hice las pruebas y fui aceptado.

Angelito: Dicho así suena sencillo, pero no es un secreto para nadie que las pruebas de aptitud para entrar en la prestigiosa Academia de Bellas Artes de San Alejandro son bien difíciles. ¿Cuál fue tu experiencia?

Roiz: Como te dije, traía preparación en talleres de artes plásticas, así que tenía buena base. Ya unos meses antes de las pruebas me concentré en prepararme para los cuatro exámenes de admisión: Historia del Arte, Pintura, Dibujo y Escultura.

Angelito: ¿Cuál fue el impacto que te causó la entrada en la academia y esos años de estudio hasta que te graduaste?

Roiz: Siempre se piensa que en San Alejandro vas a aprender a pintar o dibujar mucho mejor que como lo hacías antes. Lo cierto es que la academia solo te muestra opciones gráficas y plásticas que puedes desarrollar y te guía para que adquieras tu propio estilo. San Alejandro tiene la particularidad de ser una escuela de artes visuales en todo sentido, va desde una clase de retrato de pintura al óleo hasta técnicas de performance, por poner ejemplos. Esto permite que cada estudiante encuentre el camino que mejor va a desarrollar como artista. Entre tantas especialidades, yo elegí Gráfica y Arte Digital, realmente estaba fascinado con el trabajo con medios digitales y las posibilidades que me ofrecía para mis inquietudes personales. Ahí tuve mis primeros acercamientos al audiovisual, la fotografía, los softwares creativos, las artes gráficas, la ilustración y por supuesto, el diseño. Durante los 4 años de estudio mi padre siempre me preguntó que cuándo iba a pintar, pero no hubo manera, pintar ya no era lo mío. Pasados esos años llegó nuevamente el momento de elegir qué seguir estudiando, y como imaginas ya no podía pensar en estudiar otra cosa que no fuese diseño o audiovisual.

Angelito: ¿Ingresas entonces en el ISDi(Instituto Superior de Diseño)?

Roiz: Sí, presenté el examen por concurso para el ISDi, me preparé para ello y fui admitido.

Angelito: ¡Todo fácil, todo fácil queridos lectores! (Risas) ¿Cuál fue tu primer roce con el diseño postal? ¿Imaginaste en tu época de estudiante que incursionarías en esta rama?

Roiz: Aunque de niño hacía Filatelia temática, nunca imaginé que en lo profesional llegaría al diseño postal. En tercer año de la carrera José Raúl Lorenzo(Presidente de la Federación Filatélica Cubana desde 1998 hasta 2020) solía impartir un taller de Historia y Diseño Postal como parte de las asignaturas optativas que podías elegir. Recuerdo que en mi curso fuimos apenas unos seis estudiantes que nos inscribimos y dio como resultado el diseño de algunos sellos y postales, que algunos posteriormente se convirtieron en emisiones postales.

Angelito: El taller que impartió José Raúl Lorenzo fue una de las ideas más brillantes que promovió y ejecutó con el apoyo del ISDi, contribuyendo no solo al desarrollo del diseño postal, sino que ampliaba los horizontes de los estudiantes en esta rama poco explorada y conocida del diseño para los más jóvenes. Este curso dio varios frutos que han revolucionado el diseño postal cubano contemporáneo. ¿Cuál y cuándo fue exactamente tu primer diseño vinculado a esta rama?

Roiz: La serie para la Exposición Mundial de Filatelia Australia 2013 fue mi primer diseño. En su momento fue un ejercicio de fin de asignatura y posteriormente se hizo oficial como serie temática del plan de emisiones postales de ese año.

     

   

Angelito: Esta serie para mí, y creo que para muchos filatelistas, marca un antes y un después del diseño dentro de la Filatelia cubana de los últimos años. Una serie de siete valores, seis sellos más una hoja filatélica; colores vivos, diseño moderno con trazos figurativos y un cancelador que fundía perfectamente con la serie y el cachet del SPD. ¿Sentiste que este sería el comienzo de una prolífera carrera como diseñador postal?

Roiz: Sí, tengo esta serie entre mis favoritas, sobre todo porque la hice siendo estudiante. Sí pensé en que sería muy interesante a nivel profesional dedicarme al diseño de sellos postales, un pasatiempo de la niñez convertido en profesión.

Angelito: ¿Te sorprende cuando te contactan para tu segundo diseño? ¿Qué tiempo transcurrió?

Roiz: Cuando llega mi segundo encargo de diseño en 2014 fue muy satisfactorio saber que ya alguien veía en mí la capacidad para poder hacer sellos. Fue cuando sentí que estaba abriendo un posible camino profesional. Por otra parte, yo soy diseñador gráfico, lo considero mi oficio, mi profesión, a veces hasta mi pasatiempo; en ese sentido asumo el diseño de sellos postales como uno más de mis encargos de diseño. Normalmente inicia con una revisión de referentes para conocer qué se ha hecho antes y qué se hace actualmente, tanto en Cuba como en otras partes. Esto me permite ver lo positivo o novedoso del tema a tratar, así como cuáles son los estilos visuales más comunes o en tendencia. En mi caso, creo que es justo en ese proceso, de mirar y analizar, dónde viene la inspiración, porque me permite ir depurando el caos de ideas y posibles soluciones gráficas que suelo tener en mi cabeza hasta dar con la línea visual que considero mejor comunique el tema. Esta línea inicia siendo dos o tres ideas que en la medida que voy bocetando o componiendo pues acaba definiéndose cuál va ser la óptima.

Particularmente me gusta definir primero el estilo gráfico antes de los propios elementos del diseño, sobretodo porque es donde tengo mayor control y autonomía de trabajo. Si pongo un ejemplo, en una emisión de natalicio es muy probable que el cliente solicite o sugiera que aparezca la imagen de la figura en cuestión, en ese punto soy libre en el estilo a realizar, pero a sabiendas que debe aparecer representada la imagen de la persona. En otros encargos sí defino completamente el diseño y por supuesto va mi impronta y enfoque del tema.

Angelito: Siempre es difícil diseñar, pero más aún cuando te dan ciertas pautas a seguir y claro te condiciona a la hora de crear. Pienso que ves todos tus diseños postales como si fueran tus hijos y claro algunos hijos dan más problemas y alegrías que otros. ¿Cuál ha sido el más difícil para ti de lograr y cuál es tu preferido, con el que más satisfecho estás?

Roiz: Todo encargo de diseño parte de una necesidad de comunicación. Los sellos postales también son un producto que cumplen la función de satisfacer una necesidad y responden a los intereses de la administración emisora. Anualmente recibo cuáles series del plan de emisiones me corresponden realizar, cuanta más variedad de temas más variedad de diseños y más satisfactoria su realización.

En mi gusto personal prefiero las emisiones de un solo valor y las que incluyen una hoja filatélica más seis valores. Las primeras permiten abordar y sintetizar un tema en una sola pieza, en este tipo de series suelo explorar un poco más otras soluciones gráficas que no serían las habituales; por otra parte, las segundas deben concebirse para que el estilo gráfico y el tema en cuestión puedan ser repartidos en varias piezas. Las que detesto son las de 2 o 3 valores, nunca estoy muy satisfecho con esa distribución, siento que se queda sin cerrar la idea. De hecho, habitualmente cuando tengo una emisión de 2 valores trato de concebirla como se-tenant, así la transformo en una sola pieza. (Risas)

 

Angelito: Humedales, de tus diseños, es mi serie preferida. En mi opinión es el mejor diseño para sellos en los últimos 50 años. Una hoja bloque con cinco sellos y una viñeta integrados perfectamente en un único paisaje en acuarela. El cachet del SPD, manteniendo el discurso visual de la acuarela como técnica dominante, se funde perfectamente a la hoja bloque y le impregna a la serie una fuerza visual llena de detalles y de una belleza sin igual que cierra con un doble cancelador (uno que amarra el sobre con la hoja bloque y el otros los sellos restantes de la misma) que sin duda estremece el diseño actual dentro de la Filatelia cubana. Ahora hablemos de tus gustos. ¿Tus series preferidas de la etapa colonial, la República y la Revolución?

Roiz: En la etapa colonial, los sellos del correo mambí siempre me han parecido interesantes, sobre todo por ser emitido por la República de Cuba en Armas y que muestra por primera vez uno de nuestros símbolos nacionales. En República, la serie del Centenario de la Bandera es de mis favoritas, la combinación del diseño a tres tintas y la variedad de composiciones la hacen muy distintiva para una etapa donde se imprimía la plancha a un solo color habitualmente. Las series creadas por Guillermo Menéndez son definitivamente mis preferidas del periodo Revolución. En mi opinión son de una maestría y exquisitez única, su estilo es muy propio de la gráfica cubana de los años 60 y 70: síntesis formal y geometrización, colores planos y saturados, y economía de recursos visuales. En los años 90 las series ilustradas por José Antonio Medina también son espectaculares, la calidad del dibujo y las composiciones simples de animales o flores son para mí de las más loables.

Angelito: Supongamos que hay un encuentro mundial para elegir al mejor sello, donde cada país solo puede llevar una sola serie, ¿Qué serie cubana escogerías y porqué?

Roiz: Está difícil. Habría muchos criterios en cuanto al tema, el diseño, la época; pero me voy a mojar. Entre las series candidatas las emisiones de Historia Latinoamericana deberían estar. Los sellos suelen mostrar valores históricos y estéticos del país que los emite y a través del tiempo se convierten en registro documental. La colección de Historia Latinoamericana no solo representa a Cuba, sino muestra la historia, la cultura, la naturaleza de todo el continente, trascendiendo no sólo su valor nacional sino también al de los países que comparten una historia y cultura en común.

Angelito: En estos tiempos en que la tecnología se impone, ¿crees que la Filatelia como hobby está en peligro de extinción?

Roiz: Creo que la Filatelia ha sido uno de los hobbies que mayor grado de especialización ha adquirido, teniendo desde una Federación internacional hasta federaciones nacionales, regionales y clubes a nivel global, con grandes exposiciones mundiales, publicaciones especializadas, e incluso colecciones y piezas aseguradas, certificadas y tasadas por instituciones avaladas, y otras hasta forman parte de patrimonios nacionales. Todo este universo, en mi criterio, permite preservar y continuar desarrollando la Filatelia aún después de la desaparición del sello postal en la forma que actualmente lo conocemos y que en sí dio origen a este pasatiempo.

Angelito: ¿Qué proyectos sueñas y quisieras realizar para la Filatelia cubana?

Roiz: Yo soy de los que piensa que el sello ha dejado de tener por sí solo todo el impacto visual o comunicativo como mera pieza postal, y su razón de emisión necesita más de la interacción con sus posibles destinatarios o con el entorno del tema que busca tratar. Con esto me refiero a que una emisión no debe imprimirse y punto. Si bien el SPD y canceladores son complementos que agregan valor, creo que no son suficientes. Suvenires, publicaciones, experiencias interactivas, materiales alternativos, vínculo a redes, entre otros, son elementos que suman valor a un sello y lo redimensionan. En ese sentido me gustaría muchísimo tener la oportunidad de concebir un sello cuya emisión fuera, en sí, un conjunto de otras acciones comunicativas.

Angelito: ¿Qué piensas del diseño postal actual a nivel mundial y su posible desaparición?

Roiz: De igual manera que el sello surgió como respuesta a una necesidad de comunicación creo desaparecerá porque ya exis ten otras formas que lo superan. Quizás evolucione como concepto y tengamos sellos digitales, algunos ya han sido convertidos en NFTs. Podría dejar de ser un producto exclusivo de los servicios postales y adquirir otras connotaciones o usos. En fin, quiero creer que evolucionará, pero no desaparecerá.

Angelito: El impacto devastador del covid-19 en la sociedad fue brutal e inesperado, pero para la Filatelia cubana fue como una bocanada de aire que inspiró a crear nuevos métodos para unir a los filatelistas, mediante la creación de grupos de WhatsApp y exposiciones virtuales en nuestra página web que nacieron como necesidad en plena pandemia. En tu opinión, ¿el covid-19fue algo positivo para la Filatelia?

Roiz: Bueno, no creo que una epidemia sea algo positivo en ningún sentido. Pero, por otra parte, la sistematización de exposiciones virtuales ha permitido ̈democratizar ̈la participación de un mayor número de filatelistas, así como la posibilidad de ver colecciones de manera inmediata. La organización de grupos virtuales para debates, conferencias, intercambios, incluso subastas, ha generado una interacción y conocimiento más cercano de la comunidad filatélica, tanto en espacios nacionales como globales.

Angelito: Quisiera terminar con mi propia versión de preguntas rápidas inspiradas en el tan famoso cuestionario de preguntas de Marcel Proust.

Roiz: Preparado.

Angelito: ¿Cuál es tu palabra favorita?

Roiz: Es una mala palabra, no se puede decir. (Risas)

Angelito: ¿Cuál es la palabra que menos te gusta?

Roiz: Realmente no tengo una palabra que pueda connotar como la “menos gustada”.

Angelito: ¿Qué te activa creativamente a la hora de diseñar una nueva serie?

Roiz: Primero que todo hay que hacer café. (Risas) Comúnmente ante un nuevo encargo leo un buen rato sobre el tema, lo que sea, con tal de obtener ideas o datos que puedan ser traducidos a un posible concepto o imagen gráfica. Leer es una excelente forma de agarrar inspiración y asimilar el tema para hacerlo propio.

Angelito: ¿Cuál profesión distinta a la tuya te gustaría ensayar?

Roiz: Aunque parezcan similares, me gustaría muchísimo desarrollar de manera profesional las artes visuales. Si siendo un adolescente lo estudié, siento que después de tanto años como diseñador gráfico tengo experiencia y habilidades ganadas que serían muy interesantes de llevar al mundo del arte, al menos desde mis inquietudes personales.

Angelito: ¿Pintura o dibujo?

Roiz: Hay un poco de las dos, pero sobretodo pintura de gran formato, tengo muchas ganas de poder hacerlo.

Angelito: Si te dieran la posibilidad de imprimir un diseño tuyo con Cartor o Stamperija, ¿cuál escogerías?

Roiz: Cartor tiene gran tradición en impresiones de seguridad, sin dudas su nivel es altísimo en calidad y variedad de impresos entre los cuales los sellos postales son de sus productos de excelencia. Stamperija ha resultado ser una de las empresas de creación de sellos con mayor número de clientes, fundamentalmente en África; sus producciones son de las más atractivas para la Filatelia mundial y persiguen un evidente objetivo comercial. En mi opinión generan un fenómeno que demerita las emisiones postales de muchísimos países, por el sinfín de series con temas anacrónicos para una determinada nación que no obedece a una correcta planeación y selección de temas propios, o la utilización del mismo estilo visual sin ahondar distinciones entre un país y otro.

Angelito: Dicho lo anterior, ¿Stamperija o Cartor?

Roiz: Si me preguntas con quién me gustaría imprimir mis diseños pues con Cartor.

Angelito: ¿Se-tenant o tête-bêche?

Roiz:  Me quedo con un se-tenant.

Angelito: Tienes que escoger tu diseñador postal cubano favorito, ¿Guillermo Menéndez o José Antonio Medina?

Roiz: Esa ya la confesé en otra pregunta.(Risas)

Angelito: No quedo muy claro. (Risas) ¿Menéndez o Medina?

Roiz: Guillermo Menéndez para mí ha sido el mejor.

Angelito:  Estoy muy contento y más que satisfecho de que aceptaras esta merecidísima entrevista. Muchos filatelistas disfrutam os de los diseños en los sellos, criticamos como todo buen cubano hasta nuestra propia sombra, pero siempre sabemos del gran trabajo que hay detrás de cada diseño y de quienes los realizan. Aquí está nuestra más grande y sincera felicitación de parte del Grupo para el Desarrollo de la Filatelia Cubana en tu décimo aniversario de debutar por la puerta ancha con tu primer diseño para una emisión postal cubana.

Roiz: Muchísimas gracias al Grupo. De cierta forma gran parte del trabajo de crear emisiones postales busca satisfacer el coleccionismo y aquellos que disfrutan cada parte del sello, incluido su diseño. Los filatelistas cubanos son “buena perla” (risas) para ir midiendo y conociendo “hacia dónde van los tiros”. Aunque es una entrevista personal, siento que también es de los otros colegas, cada uno ha aportado su impronta personal para crear series muy variadas y completas que enriquecen la visualidad del sello postal cubano, y formar parte de ello durante estos diez años ha sido muy gratificante en lo profesional y personal.

Angelito: Agradecidos nosotros por todos tus diseños y dedicación. También reconozco que los filatelistas cubanos tenemos nuestras pulgas. (Risas)Ahora te digo que no pierdo la esperanza de realizar la entrevista cara a cara.Ya tengo pensado invitarte un buen café, al borde de una piscina que además tenga vista al mar, con Leoni Torres de fondo y un buen sushi. Así me podrás dar una entrevista en vivo.(Risas)

Roiz:Ufff, una piscina y media caja de cervezas, te aseguro me sale mejor la entrevista. (Risas)

Angelito: Anotadísimo entonces y te reitero las gracias por tu paciencia y tiempo para la realización de esta entrevista. Todo el éxito del mundo para nuestro Roberto Roiz.

Espero que los lectores hayan disfrutado este acercamiento al diseño postal cubano a través de uno de sus jóvenes talentos. Solo nos queda invitarlos a que estén atentos a una próxima entrevista en este nuevo espacio y, si la disfrutaron, recuerden que pueden compartirla en las redes en la plataforma que más les guste, aquí les dejamos los enlaces.

¡Hasta la próxima!

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 10

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

2 comentarios

  1. Hola,
    Alguno de los sellos diseñados por Roberto Roiz lleva impreso su nombre en el sello? Soy español y colecciono todo lo relacionado con la provincia de Cantabria y Roiz es un apellido es un apellido toponimico originario de la localidad de Roiz en la provincia de Cantabria en España y lugar de donde yo soy
    En este lugar de Roiz nacio el ilustre arquitecto del monasterio del Escorial, Juan de Herrera.

  2. Excelente entrevista, buen trabajo Angel , necesitamos más entrevistas como está, gracias por lo aportado sobre el tema Roberto. Saludos cordiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *