Exposición Filatélica en Santa Clara. ¿Y POR QUÉ NO LA FILATELIA? Arte y filatelia expuestos

885 Vistas

por Danilo Vega Cabrera

Una marquilla cigarrera cubana del siglo XIX, perteneciente a la selecta marca La Honradez, ilustraba la novedad de los sellos de correos. Se trataba de otra “ventana”, como las cromolitografías del cigarro y del tabaco, a ese mundo de descubrimientos y adelantos en el vórtice de una acelerada modernidad. Por ese canal llegaban los almanaques del tiempo y los mapas de tierras lejanas.

La espera por el último sello debió ser la misma ante cada parte de una novela por entregas en la prensa europea del XIX, o ante las series reproducidas en Cuba por igual época en las marquillas de las cajetillas, sobre todo del cigarro. La curiosidad debió ser la misma que la del género epistolar que cobraba bríos y en la novela del penúltimo entresiglos hacía a Mina pedir noticias a su prometido Jonathan Marker sobre los parajes de la remota Transilvania (Bram Stoker: Drácula, 1897), con toda la sed de exotismo consustancial a lo no-moderno, que quería decir lo no-europeo. Otro tanto harían por saciar esa curiosidad las ilustraciones del álbum de tipo pintoresco, o los viajeros en sus libros de apuntes.

Hasta donde tengo noticias, al menos en Cuba, no se había concretado una exposición artística que privilegiara la relación de la filatelia con el arte, pensada desde la perspectiva de recorrer los capítulos fundamentales de la historia del arte universal y cubano, a través de esos registros periféricos respecto al canon del Arte, de tanto material filatélico disperso en los variados formatos de la diminuta estampilla, la hoja filatélica, el Sobre de Primer Día, etc. Lo cual, en efecto, abre un acceso a la posibilidad de rastrear el arte donde quiera que se hospede.

Lo anterior estuvo en la motivación de …¿y por qué no la filatelia? La Historia del Arte contada por los sellos, exposición conformada a partir de la colección filatélica de Osmel Ruiz Barrios e inaugurada en la Galería Provincial de Arte de Villa Clara desde el pasado 26 de enero y hasta el próximo marzo.

Pero, no quisiera detenerme justo en hacer la crónica de la inauguración, con la presencia de representantes del Grupo Empresarial Correos de Cuba y más de un miembro del Círculo Filatélico de Santa Clara. Pasando de eso, sugeriría no mirar esta exposición con una finalidad estrictamente didáctica, sino como propuesta que visualiza las posibilidades estéticas de la filatelia, es decir, con una mirada de valoración.

Y a grandes saltos me acordé de muchas cosas al interior del campo del arte: del dibujo humorístico y la caricatura, del anuncio comercial y la ilustración, sobre todo en los comienzos de la República burguesa; o del cartel cinematográfico a inicios del período revolucionario; o incluso del lento reconocimiento de la cerámica antes de la creación de su museo en Cuba a principios de los pasados noventa. Cierto que cada cosa a su tiempo y también en su justo rasero. La propia producción de las marquillas tenía detrás talleres de artistas, muchos de ellos egresados de San Alejandro, que trabajaban (creaban) un original que luego sería reproducido en las cajetillas.

Es cierto que por lo común en la filatelia no se trabaja con el original de la obra de arte sino sobre él. Se reproduce. Pero es a partir de esta consideración previa que aún quedaría valorarla en esas potencialidades creativas que hacen de cada sello, de cada hoja filatélica, de cada Sobre de Primer Día… un ejercicio de diseño. Que hospeda en este caso la obra de arte y en su reproducción se consigue una calidad de factura, o se opera desde su procesamiento industrial sobre la base de disímiles técnicas, o se saca provecho a valores plásticos en una relación sensorial que apela a nuestros sentidos de la vista, el tacto y aun el olfato (colores, texturas, olores…), en que el ornamento se torna palpable en viñeterías y orlas de hojas filatélicas, así como en canceladores y cachets… Amén de todo un sistema de distribución instituido ―donde tampoco ha faltado el fraude y la estafa―, y en el cual, sobre el supuesto de la funcionalidad de una estampilla de correo, se dan mano valor comercial y estético-cultural de lo que se propone como objeto o pieza filatélica de valor coleccionable. Y es ahí donde se entremezclan, trafican y difunden identidades locales en lo global.

Preguntarse, como antes, por qué no las marquillas, la gráfica humorística, el póster, o la vasija… nos lleva a preguntarnos también: ¿y por qué no la filatelia? Y me acuerdo, por último, e históricamente antes de todo lo que acabo de mencionar, de la navegación en los mares, lo que fue una primera globalización transoceánica de indudable impronta cultural exportada desde Europa al resto del mundo conocido. Porque del mismo modo circulan los sellos, solo que multiplicando sus centros de emisión: todas las naciones los franquean y en esa circulación el patrimonio simbólico de los pueblos se hace global.

Todas las naciones más allá de la vieja Europa exportan su imagen simbólica al mundo o bien trafican con la imagen prestada; pero, en cualquier caso, des-europeizando la misma historia del arte, haciéndola común a todos, en una red de conexiones con trasfondo si se quiere bastante semejante al algoritmo actual de redes sociales o de la Red de redes. Estamos situados así, una vez más ―y la exposición sirvió de botón de muestra― ante el imperio ya no solo del arte, sino de la imagen, con la posibilidad de rastrearla ahora donde quiera que se hospede. Puede ser esa la mejor invitación ―como antaño―  a la novedad, la curiosidad… o puede ser la inquietud de la espera por el último sello.

Febrero de 2023

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Un comentario

  1. saludos

    muchas gracias por este artículo tan interesante. Soy Historiadora del Arte y filatelista de Santiago de Cuba! Ha sido muy interesante la aproximación de esta propuesta curatorial! 👌 Añadir que en algunas ocasiones se lograron algunas aproximaciones interesante desde al arte con artistas que experimentaron temas de la Filatelia en sus obras ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *