La prensa médica en la filatelia cubana.

prensa médica
164 Vistas

En muchas ocasiones los sellos de la serie “Centenario de la publicación de la Revista Repertorio Médico Habanero” pasan desapercibidos por el filatelista cuando revisa un lote de República, algunos pasarán una ojeada rápida sobre el valor de 5 centavos para ver si la diosa de la fortuna les regala una de las variedades de impresión que existen en este valor; por el contrario, les puedo asegurar que la hoja filatélica de esta emisión capta todas las miradas, sus grandes dimensiones, 12.8×17.8 cm, la hacen ocupar, generalmente, una hoja entera en la mayoría de los álbumes.

La idea primigenia de la emisión surgió durante la celebración del VII Congreso de la Prensa Médica de Cuba en 1939, donde se acordó por el comité ejecutivo, solicitar a la Secretaría de Comunicaciones la confección de un sello de correos que conmemorara el 1er Centenario de la Prensa Médica en Cuba; también se acordó, que en dicho sello, apareciera la imagen del Dr. Nicolás J. Gutiérrez, fundador de esta publicación.

Se realizó una intensa campaña por parte de las diferentes asociaciones médicas de farmacia, (Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, Asociación Nacional Farmacéutica, Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana, La Tribuna Médica; Boletín de la Sociedad de Pediatría, entre otras.) la prensa también publicó artículos al respecto, lo cual influyó para que fuese aceptada la petición.

En carta dirigida al Secretario de Comunicaciones con fecha 18 de julio de 1940, la Compañía P. Fernández S.A. detallaba los costos de elaboración de esta emisión:
• “4 000 000 de sellos de 2 centavos para el Centenario del Repertorio de la Habana…””…a 1.90 cada millar ——————————————7 600 pesos.
• “1 000 000 de sellos de 5 centavos para el Centenario del Repertorio de la Habana…””…a 1.90 cada millar ——————————————1 900 pesos.
• 50 000 hojitas 4cm. x 5cm. Con dos sellos cada una, uno de cada denominación y de cada color———————————————1 033 pesos.
• 50 000 hojitas 5cm. x 7cm. Con cuatro sellos cada una, dos de cada denominación y de cada color———————————————1 538 pesos.
• Por dos juegos de planchas, rodillos y troqueles, para la impresión grabada…””…a 750 cada juego——————————————1 500 pesos.

Se hace referencia a dos tamaños de las hojitas filatélicas para que se eligiera el tamaño. Conteniendo el de dimensiones más pequeñas 2 sellos y el otro 4 sellos, siendo el primero más económico en su confección. Se escogió el diseño que contenía los 4 sellos, pero sus dimensiones fueron muy superiores a las propuestas por la Compañía P. Fernández S.A., sin explicarse las razones por escrito, por lo cual solamente se pueden realizar hipótesis sobre el tema.

• Es muy probable que analizaran que las hojita que contenían 2 sellos no iban a poder venderlas a 25 centavos, ya que el valor facial de los sellos representados (7 ctvs.) representaba un sobrecargo de 18 ctvs., más de tres veces su valor facial.
• Un diseño más grande aumenta por su vistosidad el interés de los filatelistas, aumentando su venta.
• Los 503 pesos de diferencia en los costos de impresión entre las dos hojitas serían fácilmente recuperados al ponerlas en venta.
• Es probable que en las medidas dadas inicialmente no tomaran en cuenta todo el espacio que ocuparían 4 sellos y todos los textos alegóricos.

Las hojitas además estaban acompañadas de una carátula con la biografía del Dr. Gutiérrez escrita en varios idiomas (25 000 en español, 15 000 inglés, 10 000 en francés) siendo pocas las que se conservan.

Los colores aprobados para la confección de esta emisión iban a ser los mismos utilizados en el sello semipostal de la Liga Contra el Cáncer de 1938; al compararlos con ellos se puede notar el color más tenue de los sellos y las hojitas, detalle detectado por el Subsecretario de Estado, encargado de velar por el cumplimiento de contrato con la Casa Impresora. Los motivos aludidos por la American Bank Note Company fueron que debido a lo delicado del diseño (las letras de la portada de la revista) el color no podía ser tan intenso como en el sello de la lucha contra el cáncer ya que atentaba contra la nitidez y no iba a ser posible leerse. Todavía en esa fecha no había comenzado a confeccionarse los sellos en Cuba por lo cual se solicitó que después de escogerse el color para las hojitas, fuera rápidamente enviada una muestra de estas a la Casa Impresora cubana, para que el color de los sellos fuese exactamente igual.

La emisión fue puesta en circulación el día 28 de Octubre de 1940, según la Orden No. 17 del Ministerio de Comunicaciones de fecha 15 de octubre de 1940.
Datos de la emisión:
• Sello de 2 ctvs. color (rojo).Tirada 4 000 000. Ostentando en su diseño el retrato del Dr. Nicolás J. Gutiérrez y la reproducción de la portada de la revista “Repertorio Médico Habanero”.
• Sello de 5 ctvs. color (azul).Tirada 1 000 000. Ostentando en su diseño el retrato del Dr. Nicolás J. Gutiérrez y la reproducción de la portada de la revista “Repertorio Médico Habanero”.
• Hoja filatélica de 25 ctvs. color rojo y azul. Tirada 20 000. Ostentando en su diseño la reproducción de los sellos de 2 y 5 centavos (dos de cada uno, lo cual sumaría 14 ctvs. cobrándose un sobreprecio de 11 ctvs. impreso al dorso).

Dentado: 10 Filigrana: Estrella Diseñador: Enrique Caravia.

Casa Impresora: P. Fernández S.A (sellos)
Casa Impresora: American Bank Note Company (hojas filatélicas)
El sello de 5 centavos presenta 4 errores de impresión:
1. Círculo sobre “Médico habanero”
2. Círculo sobre “Imprenta”
3. Cifra “5” sobre segunda línea del libro
4. Línea debajo de “Habanero”

Es importante señalar que el “Repertorio Médico Habanero” fue la primera hoja filatélica en la filatelia cubana. Debido a las condiciones tropicales de nuestro país (calor- humedad) se hace muy difícil preservarlas en perfectas condiciones. La goma que lleva en su reverso frecuentemente la mancha, deteriorándola. De las 50 000 hojitas confeccionadas, solamente se pusieron a la venta 20 000, es posible que fuera debido a la poca demanda de la población, excedente que fue utilizado posteriormente en las hojitas sobrecargadas. Aunque se podía cursar correspondencia con ella, su valor representaba varias veces la tarifa del servicio, siendo su tamaño otra limitante para su uso. Siendo su interés por adquirirla, puramente filatélico.

prensa médica

¡Ya has votado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *