Un sello de cinco estrellas.

Avellaneda
319 Vistas

Avellaneda

Hay sellos que marcan diferencias, sellos que constituyen referencias, que marcan un antes y un después , son pocos los que ostentan tal condición. El nombre del promotor de tan genial idea desgraciadamente se ha perdido en el tiempo, pero su trabajo perdura. Se conoce que dicho sello fue autorizado por el Decreto Presidencial 515 firmado el 13 de mayo de 1913. Solo se tiene como constancia la petición del Subsecretario al Director General de Comunicaciones con fecha primero de abril de 1914 para realizar las propuestas del diseño del sello en nombre de la American Bank Note Company de New York; en dicha misiva se menciona el nombre de G. M. de Cuadra como la persona que llevó la solicitud a la Secretaría de Comunicaciones.

Desde que se mostró el diseño de este sello fue motivo de elogio, se realizaron señalamientos mínimos siendo algunos corregido como las tildes ausentes en las palabras fue y mas de la frase “fué la más grande entre las…”, aunque estas son prácticamente imperceptibles . Otro de los señalamientos realizados en el diseño, que no fue corregido, fueron los ornamentos que se encuentran por encima de “República de Cuba”. Los ornamentos que se encuentran sobre las letras U y B de “CUBA” forman un ángulo agudo y el ornamento del lado opuesto que se encuentra sobre la P de “REPUBLICA” forma un ángulo mas abierto. La diferencia es mínima, siendo probable que por esta razón no se realizara la corrección.

Se confeccionaron un total de cuatro planchas con los siguientes números (S-109, S-110, S111, S112), siendo extraídos desde el Muelle San Francisco, siendo posteriormente trasladados a los talleres de La Moderna Poesía, procediéndose a la impresión.

Su diseño está constituido por un medallón central que ostenta en su centro el retrato de la poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda, la cual ostenta en su cabeza una corona de laurel. Por encima del medallón presenta el nombre “REPUBLICA DE CUBA” por debajo de este se puede leer a la izquierda la palabra CORREOS y a la derecha “AÑO 1914”. A los lados del medallón central se puede leer “FUÉ LA MÁS GRANDE ENTRE LAS POETISAS DE TODOS LOS TIEMPOS”. Se confeccionó en color azul con el valor de cinco centavos para el correo internacional.

Ya desde su impresión se destacaba que este sello constituía el primer sello de la República en el cual se representaba a una mujer. Es el primer sello que representa a una cubana, un artista, siendo además el primer sello de la República donde se pone el año de emisión. Este sello es fruto de una idea bien concebida un diseño bien pensado y una impresión impecable que hace del sello de la Avellaneda un sello de cinco estrellas.

 

¡Ya has votado!

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *