Anatomía del primer  semipostal de Cuba y un poco más.

298 Vistas

Un sello semipostal es aquel que lleva un recargo en su valor facial para el pago de una tasa obligatoria o voluntaria destinada a algún fin concreto. El primer sello de Cuba que ostenta esta condición es el de la ” Semana Internacional Contra el Cáncer ” de 1938. Destinada a recaudar fondos a favor de la Unión Internacional Contra el Cáncer, a la cual pertenecía nuestro país y una parte de este dinero sería destinado a la Liga Contra el Cáncer Cubana. En el año 1938, la Unión Internacional Contra el Cáncer tenía una gran influencia, comprendía 92 Organizaciones y representaba a 52 naciones, con  más de 30 Gobiernos asociados oficialmente. Pide a sus países miembros que realizaran una emisión postal que conmemorara  y contribuyera a la lucha contra esta enfermedad como se puso en evidencia en la carta enviada a las autoridades cubanas desde París, el 1ro de marzo de 1938, por Justin Godart, Senador y Exministro, Presidente de la Unión Internacional Contra el Cáncer, apoyado por el Presidente de la República Francesa y los señores Ministros de Salud Pública y de Educación.

La carta tenía como documento adjunto las viñetas  del sello conmemorativo hecho en Francia por el Ministro de Correos, Telégrafos y Teléfonos a favor de la Unión, con el objetivo de “…si es posible, crear el mismo modelo de sellos en todos los países (un modelo para el régimen interior y otro para el régimen internacional) naturalmente con los cambios de acuerdo con cada país; la homogeneidad que resultaría de aquí sería sin duda, de naturaleza que favorezca a nuestra campaña para la Semana…”

Listado de países que emitieron el sello contra el cáncer en 1938.

1 Afganistán ——————— VERDE 10
1-A Afganistán ——————— AZUL OSCURO 15
2 Mónaco Semipostal VERDE 65 +25
2-A Mónaco Semipostal AZUL OSCURO 1,75+0,50
3 Francia Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
4 Camerún Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
5 África Ecuatorial Francesa Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
6 Guyana Francesa semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
7 Guinea Francesa Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
8 India Francesa Semipostal AZUL MARINO 2,12+0,20
9 Oceanía Francesa Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
10 Sudán Francesa Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
11 Guadalupe Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
12 Indochina Semipostal AZUL MARINO 18+0,50
13 Costa de Marfil Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
14 Madagascar Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
15 Martinica Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
16 Mauritania Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
17 Nueva Caledonia Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
18 Reunión Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
19 St. Pierre & Miquelón Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
20 Senegal Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
21 Costa de Marfil Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
22 Togo Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50
23 Dahomey Semipostal AZUL MARINO 1,75+0,50

Solamente tres países cumplieron con la petición del Ministro de Correos de Francia, de hacer dos sellos (para el correo interior y el internacional) estos fueron Cuba, Mónaco y Afganistán.

La propia organizadora, Francia, emitió un solo sello; además, fueron los únicos países que no siendo colonia de Francia emitieron este sello. Se debe mencionar también que de estos tres países Cuba fue la única que utilizó el diseño enviado desde Francia, cuyas características serán detalladas a continuación:

El valor facial de 2+1 y 5+1 pone en evidencia que el sello es semipostal, esta sobretasa de un centavo estaría vigente solamente durante la semana del 23 al 30 de noviembre de 1938. Pasada esta fecha no se cobraría el centavo de sobretasa. En el borde inferior izquierdo se observa un cangrejo identificado como el cáncer, el cual es impactado por un rayo símbolo de la lucha que se estaba librando contra esta enfermedad.

En su parte superior se conmemora el 40 Aniversario del descubrimiento del radio por los esposos Curie, haciéndose coincidir intencionalmente la semana con este aniversario, según el propósito de los organizadores. Curiosamente, además del descubrimiento de los Curie, sería destacado el descubrimiento de los Rayos X por Röentgen, pero en el diseño no existe ningún elemento al respecto. En el lado izquierdo en el fondo del diseño se observa una silla común, de la cual hay que destacar dos cosas, simboliza el lugar donde estos científicos realizaban sus investigaciones, ” el sótano de su casa”, y como segunda observación, la silla es de estilo norteamericano de mediados del siglo XIX. Como elemento central del diseño se representa a los Curie sosteniendo un tubo de ensayo, nótese que ninguno lleva medios de protección, lo cual trajo consigo que Marie Curie muriera de anemia aplásica producto de las radiaciones recibidas. (Su esposo Pierre Curie murió al ser atropellado por un coche en 1906).

Los medios de prensa se hicieron eco de la información, muestra de ello es el artículo publicado por el periódico “El País” del miércoles 29 de Junio de 1938 con el siguiente titular: “Una emisión de sellos con la efigie de MME. Curie” .En este artículo se evidencia los esfuerzos de los doctores Cárdenas y Odio de Granda, con vistas a lograr  que Cuba se sumara a la campaña internacional de la Liga Contra el Cáncer, “que propende al exterminio de esa enfermedad que tantos estragos causa…”, “…al entrevistarse con el presidente Federico Laredo Brú; logrando que el jefe de estado se comprometiera a solicitar al Ministro de Comunicaciones una emisión de sellos con la efigie de Mme. Curie. ”

Esta emisión estuvo conformada por dos sellos, uno de color rojo para correo interior con una tirada de 2 000 000 y otro de color azul con una tirada de 100 000 para la correspondencia internacional. Presenta además dentado número 10 y el papel utilizado presentaba filigrana estrella.  Respecto a la tirada de esta emisión sus estimaciones iniciales se encontraban muy por debajo de la cantidad de sellos que fueron puestos en circulación. Para el correo interior se imprimirían 200 000 sellos y para el correo internacional la ínfima cantidad de 50 000 ejemplares. Para suerte de los filatelistas y desgracia del la Liga Contra el Cáncer esta idea no llegó a materializarse.

La orden oficial de iniciar los trámites para la confección del sello de la Unión Internacional Contra el Cáncer fue autorizada por el Decreto No.1899; firmado el 16 de septiembre de 1938 por el Presidente Federico Laredo Brú y el Secretario de Comunicaciones en el cual se definía las especificaciones de esta emisión: “… contrate la impresión de estos sellos en las cantidades colores y valores siguientes 2 millones de sellos de 2 centavos de valor facial más 1 centavo color rojo carmín, con las dimensiones y dibujos que se adopten… 100 000 sellos de 5 centavos de valor facial más 1 centavo de color azul Prusia, con las mismas dimensiones y dibujo que el anterior.”

2 millones de sellos de 2+1 centavos de valor facial —————– 60 000 pesos.

100 000 sellos de 5+1 centavos de valor facial ————————- 6 000 pesos.

Total———————-66 000 pesos.

“Del producto de esta sobretasa durante la venta de tales sellos en la semana comprendida del 23 al 30 de noviembre de 1938, se tomarán las cantidades necesarias para el pago de la impresión y de cualquier otro gasto en que por tal motivo se hubiere incurrido y el resto de esa sobretasa se dedicará a engrosar los fondos de la “La Unión Internacional Contra el Cáncer” entregándose a ese efecto en la filial de dicha Unión que funciona en Cuba con el nombre de “Liga Contra el Cáncer”. “Después del 30 de noviembre de 1938, los sellos que queden sobrantes de esta emisión se continuarán vendiéndose a su valor facial de 2 y 5 centavos, sin cobrarse por tanto la sobretasa a partir de dicha fecha…”

El 4 de noviembre de 1938 acuden las partes interesadas en la elaboración del sello a los Muelles del Arsenal, con el objetivo de extraer del aeroplano que procede de la Ciudad de Miami con número NC-15375, la caja que contenía las dos planchas para la impresión del mencionado sello. Ya el 8 de noviembre de 1938 la Compañía P. Fernández S.A comunicaba la terminación de dicha emisión.

Parece indicar que la semana de circulación de los sellos transcurrió sin contratiempo, por la ausencia de reportes sobre alguna eventualidad en los archivos de la emisión. Las estimaciones extraoficiales acerca del importe recaudado por los sellos de la Liga Contra el Cáncer, según publicó el periódico El País, podría exceder los 20 000 pesos; sin embargo, en acta levantada el 10 de diciembre de 1938 se mencionaba lo siguiente:

“Que por los Sres. Chibás y López Oña se hace entrega en este acto de la cantidad de 1140 pesos del impuesto de la venta contra el Cáncer de Cuba, y que fueron 34 000 de 2+1 y 2000 sellos de 5+1… al Sr. Capetillo… para su ingreso en la Tesorería General…”

prueba de plancha impresa en naranja sobre cartón

El 12 de diciembre de 1938 se informó el total agotamiento de la mencionada emisión. Esto haría suponer que la cantidad de sellos vendidos en 12 días posteriores al 30 de noviembre correspondería aproximadamente a un 98% del total de sellos confeccionados, lo cual no se correspondía con las ventas efectuadas en la Semana Contra el Cáncer, ya que este agotamiento informado solo hacía referencia a las cantidades de sellos almacenadas, agotándose las mismas al distribuirse por las Oficinas de Correos de todo el país.

A pesar de la información que se brinda en el acta del 10 de diciembre, existió confusión en el momento de realizar los cálculos del importe recaudado y de los sellos vendidos, de tal forma que la última liquidación enviada a la liga, a esta solo le correspondía 85, 03 pesos, sin contar  los gastos de propaganda en los que incurrió, ascendiente a 234,96 pesos, por lo que finalmente quedaría en deuda.

La situación era mucho más complicada, pues a raíz de la primera liquidación, donde no se había descontado los 1000 pesos de los troqueles y rodillos, la liga cubana había informado al comité internacional que habían recaudado 1192,03 pesos, de los cuales al menos 25% le correspondía a la Unión Internacional.

Ante esta situación el Sr. Francisco Gómez de Leonardo Morales presidente de la Liga, responde estando completamente en desacuerdo con la última liquidación en donde la organización a la cual él representaba lejos de beneficiarse del producto de la venta se había endeudado debiendo abonar  la cantidad de 234,96 pesos; además, el Gobierno, no había incurrido en ningún gasto, y por demás se beneficiaba con 45 000 pesos pues en los sellos que se vendieron con sobretasa, cobró 2 y 5 centavos respectivamente.

Toda esta situación evidencia cómo el Gobierno, a pesar de ser el cáncer una enfermedad que azotaba al pueblo, se desentendió de los gastos y del esfuerzo que estaba realizando la Liga Contra el Cáncer en el marco internacional para lograr disminuir esta enfermedad, y además se beneficiaba con ello; solo cuando pareció que Cuba y por demás su gobierno quedarían mal ante la Unión Internacional Contra el Cáncer, al no poder abonar la cantidad informada previamente y luego de muchas peticiones, accedió a apoyar a la Liga.

Con respecto a esta situación, se redactó el 20 de abril de 1939 un Memorandum, en el cual se detallaba lo complicado de la situación por sus posibles implicaciones a nivel internacional, donde se expresa:

“…la trascendencia internacional necesita de una resolución moral y de justa correspondencia. Es necesario un estudio de cualquier medio legal en el que el Estado, por lo menos aporte el pago de los 1000 pesos de los troqueles para salvar nuestra posta…”

El 8 de mayo de 1939 se dicta otro Memorandum, esta vez con medidas más específicas para lograr una solución a este problema. Finalmente el Estado abonó la cantidad de 1000 pesos con vistas a resolver la situación creada y el 24 de mayo de 1939 se firma el Decreto Presidencial número 1105 por el presidente F. Laredo Brú, publicado en la Gaceta el 27 de mayo de 1939.

Con respecto a esta situación, el periódico. “El Mundo” con fecha 31 de mayo de 1939 presentaba el siguiente titular. “Ayuda el Correo a la Liga contra el Cáncer”, el periódico “El País” con fecha 29 de mayo de 1939 también publicaba un artículo sobre este tema.

Varios factores influyeron en que no se recaudara la cantidad de dinero esperado, posiblemente el más importante fue el corto tiempo de circulación de la sobretasa de 1 centavo, de solamente una semana, durante la cual se vendió solamente el 1,7% de toda la emisión.  Reportándose en fecha tan cercana como el 12 de diciembre de 1938 el agotamiento total de la emisión por lo cual la Liga, por unos pocos días hubiese recaudado una gran suma de dinero.

Sobre circulado por el correo nacional el penúltimo día de la semana contra el cáncer, cobrándose la sobretasa de 1 centavo.

Otro factor que influyó fue el diseño de los sellos, con el propósito de realizar una emisión similar a los demás sellos emitidos por los diversos países, se adoptó el diseño propuesto por la Unión, fijándose unas dimensiones que pudieron reducirse abaratándose los costos. El tamaño de los sellos también influyó en la cantidad de papel especial utilizado para la confección de los sellos, realizándose un diseño más pequeño pudo haberse ahorrado por concepto de emisión una gran suma de dinero.

Un error que perjudicó grandemente a la Liga Contra el Cáncer fue la estimación de sellos que debían de emitirse para suplir la demanda de esta semana, resultando excesiva y dejando el 98% del total de la emisión sin cobrarse la sobretasa, error que benefició al Gobierno ya que estos se deberían vender a la población hasta su total agotamiento, cobrando los 2 y 5 centavos de cada uno de estos, sin haber gastado dinero en su impresión costeada todo por la Liga.

Es también importante señalar que este sello no circuló con carácter obligatorio, lo cual fue determinante en el monto total de estampillas utilizadas en el período señalado.

En 1940 se intentó por parte de la Liga Contra el Cáncer  que fuera puesto en circulación con carácter obligatorio durante el mes de febrero, un sello semipostal para toda la correspondencia que circulaba, y como muestra de esto, existe con fecha 9 de Octubre de 1940 un intento de Decreto sin número ni firma, donde se puede leer:

“El Instituto del Cáncer ha acudido al poder Ejecutivo Nacional exponiendo…que se suministren recursos  pecuniarios para atender a numerosos enfermos que corren grave riesgo.” “…el referido Instituto solicita que se le permita usar un sello especial durante el mes de febrero de cada año…””… a partir del día 1ro de febrero del próximo año 1941…””… de la denominación de un centavo de valor…””… y el producto de cuya venta será destinado al Instituto del Cáncer.”

Sobre circulado el primer día del sello de la lucha contra la tuberculosis (1ro. de diciembre de 1938), en esta fecha ya no se cobraba la sobretasa postal de la lucha contra el cáncer.

Fue un intento que no fructificó, posiblemente influyó que ya circulaban sellos semipostales de la lucha contra la tuberculosis, que perseguía fines similares al propuesto por la Liga y seguramente generaría malestar en la población al imponérsele otra tasa. Otro factor que pudo provocar el fracaso de esta idea, fue el antecedente que se generó con el sello de 1938 en el cual no se recaudó la cantidad de dinero esperado teniendo que ser auxiliada por el Gobierno.

Primer año de circulación de los sellos contra el cáncer de Panamá, en color rojo, con el error de impresión de un punto sobre el valor facial.

Nuestro país no fue el único en confeccionar sellos semipostales referente a la lucha contra el cáncer. Panamá emitió sellos semipostales con el valor de un centésimo de balboa a partir de 1939, a diferencia de Cuba los sellos fueron confeccionados en 4 colores diferentes que posiblemente determinó que la experiencia panameña fructificara y la cubana no . Emitiéndose sellos durante los años 1940, 1941, 1942, 1943, 1945, 1946, 1947 y 1949, muchas de estas eran diseños de años anteriores habilitándolo para el año en curso, siendo también de reducidas dimensiones,  resultando mucho más económicas al no tenerse que invertir en la confección de nuevas planchas y manteniendo un consumo reducido de materiales como el papel. Es curioso destacar que se continuó la confección de estos sellos incluso cuando París estaba ocupada por las tropas alemanas, ciudad donde radicaba la sede central de la Liga Internacional Contra el Cáncer.

   

¡Ya has votado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *