Barato?………Definiendo una falsificación de prefilatelia cubana: Fernandina de Jagua

280 Vistas

El coleccionista pretende siempre añadir a su colección la mayor cantidad de piezas que sean de su tema, raras,  interesantes, y si el caso se da que sea  “barata”, mucho mejor. Es este último caso el que tocaremos hoy, la “barata”. En nuestro grupo se presentó una pieza, aparentemente de historia postal, con una marca prefilatélica de Cienfuegos, nuestra “Perla del Sur”.

La pieza, de horrible factura,  es de una credibilidad casi imposible a pesar que alguno la consideró solo “dudosa”. El amigo que la presentó, de probada honestidad, refirió la fuente, fiable igual pero eso nos hace pensar una cosa. ¿Es más fiable una pieza si conocemos la procedencia? La verdad, no. Solo indica una cadena de propietarios pero no su autenticidad. Debemos observar los detalles que puedan asegurarnos que nos encontramos con pieza original de época que no ha sufrido manipulaciones y que por lo tanto es apta para nuestra colección.

Marca falsificada
Marca original

 

 

 

 

 

La pieza en cuestión, obra de un chapucero con una impresora o fotocopiadora, tiene no solo la marca falsa sino que han intentado, en el colmo de la estupidez, imitar la letra y la tinta. Ponemos la imagen de la marca original, estampada en un negro de humillo compacto y aceitoso, y es fácil compararla con la de la carta falsificada, carente de profundidad, mal alineada e intencionadamente poco nítida. La marca original se conoce estampada en negro y en tinta de escribir.

La letra, imitando la caligrafía de época, es dibujada y rectificada no teniendo en cuenta que la original se hacía en un trazo de pluma, que al final de él carecería de la suficiente cantidad de tinta por lo cual era ligeramente más clara. Nuestro “chapucero” ha usado de contra una tinta con base de alcohol cuando la original su aglutinante es el aceite, el negro de humillo y otros componentes. (no resiste la comparación con la caligrafía y la firmeza del trazo de las originales que se exponen al final)

Da igual que sea de una “fuente” honesta, si vemos una pieza que sus características no corresponden con la original, dudemos y consultemos a otros coleccionistas más especializados. Así nos evitaremos el amargor de un engaño o la pérdida económica ocasionada por una estafa.

 

Marca estampada en negro
Marca estampada en tinta de escribir

 

¡Ya has votado!

3 comentarios

  1. Muy buena reseña sobre esta pieza.Mucho cuidado siempre tenemos que tener ante la duda o el desconocimiento y pedir ayuda a ojos más experimentados …
    Gracias fito ….

Responder a Angelito Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *