Nuevos retos en la numismática cubana del siglo XXI: ¿Bonos por la independencia falsos o fantasías? 

1.054 Vistas

En la actualidad existe un movimiento de “redescubrimiento” de la numismática cubana que ha permitido que cada día seamos más los estudiosos y coleccionistas que nos apasionamos por ella. En este caso nos centraremos en la Scripofilia, disciplina derivada de la numismática y que se ocupa del estudio de las emisiones de bonos, cheques y pagarés expedidos por una nación o privados.

Hace unos años aparecieron en el mercado americano y español una serie de bonos y documentos que en inicio despertaron la codicia de los coleccionistas, pero poco a poco, este deseo se tornó en desconfianza. Había detalles que no “encajaban”, término usado por un buen amigo, cuando algo del todo no cumplía con los requisitos de los originales.

Varios amigos me comentaron de la “avalancha” hasta que un colega, a cargo de una prestigiosa casa de subastas española, me hizo llegar imágenes de buena resolución de un conjunto de bonos que le habían sido entregados para subastar. Aunque la apariencia era antigua no tenían sustento histórico y el soporte (el papel) era el mismo para diferentes emisiones, años, documentos, etc… detalle totalmente imposible en el papel del siglo XIX. Posteriormente me fue posible examinar físicamente un conjunto de bonos y documentos y las conclusiones eran demoledoras: todo el material no era original…. eran fantasías de una mente malévola.

 

Definamos primero dos términos que se usan a veces a la ligera: falsificación y fantasía. Conocemos en este campo como falsificación a la imitación de un soporte original el cual puede o no ser modificado con intenciones de engañar a los coleccionistas. Se aplica también cuando se modifica un original con intenciones de revalorizarlo e igualmente defraudar al cliente final. Una fantasía se define como la confección de un supuesto “original” sin que este basado en uno conocido, se pretende imitar documentos y bonos inexistentes, con una base y contexto histórico definido como si fueran emitidos e impresos por una entidad oficial reconocida. Este es el caso que nos ocupa.

Los “Bonos de Bayamo”, como alguno los ha definido, son realmente FANTASÍAS impresas a principios del siglo XX en una prensa litográfica. Se mantuvieron anónimos hasta que en un coleccionista de Sancti Spiritus los sacó al mercado y terminó inundando primero y desarticulando después, el exiguo mercado de los documentos históricos cubanos. Existe algunos, que ya metidos en el lodazal, han defendido cuando menos las tesis sostenidas por diferentes especialistas contando historias… pero las evidencias físicas dicen todo lo contrario. Bonos, documentos firmados, cartas, acciones… todos, son producto de la misma imprenta, con papeles muy similares o iguales, aunque estén distantes en el tiempo y son definitivamente una LACRA que debemos combatir para que los coleccionistas honestos no sean engañados y estafados por semejantes comerciantes inescrupulosos.

Por ese motivo, el Grupo para el Desarrollo de la Filatelia Cubana, quiere añadir en su web de catalogación, en la sección de coleccionismos, una sección dedicada a ilustrar y catalogar estas fantasías comentando sus numerosas inconsistencias históricas porque aún existen páginas donde estos bonos y documentos continúan en venta a pesar de los mensajes cursados.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

3 comentarios

  1. FITO estimado Amigo una vez más te distingues es tus datos escritos y en tus explicaciones tan claras como leer un libro te felicito y deseo que continues con tus trabajos y estudios sobre todos estos documentos que solo empañan la historia de estos documentos que son el patrimonio de nuestra tierra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *