El generalísimo Cubano que tuvo por azar nacer en República Dominicana

599 Vistas
Postal firmada por el Mayor General Máximo Gómez

El 17 de junio de 1905 falleció el Generalísimo Máximo Gómez Báez, sin fortuna personal, en su villa habanera, a la edad de 68 años.

El 17 de junio de 1836 nace en el poblado de Baní, provincia de Peravia , a más de 80  kilómetros al oeste de Santo Domingo, capital de la República Dominicana. Hijo de Andrés Gómez Guerrero y Clemencia Báez Pérez. En esas mismas tierras creció y con 16 años Gómez se unió al ejército dominicano en la lucha contra las invasiones haitianas de Faustine Soulouque logrando obtener el grado de alférez. (Alférez. Oficial que llevaba la bandera en la infantería, y el estandarte en la caballería. ·Oficial del ejército español de graduación inmediatamente inferior a la de teniente y que desempeña, en general, las mismas misiones que este.) Luchó para las tropas anexionistas en la Guerra de Restauración Dominicana.

Su firme decisión de luchar por la Isla hasta lograr la ruptura de la ocupación colonial española lo hacen declararse ciudadano cubano, condición que honró siempre. Gómez se incorporó al ejercito mambí el 14 de octubre de 1868. Muchísimas fueron sus entregas a nuestra causa independentista, y cuenta entre sus proezas con la dirección de la primera carga al machete, la que se convertiría en la más temible arma de esos libertadores. Cuba desde este mismo momento contó con el jefe militar sin discusión alguna, capaz de preparar un ejército popular y aguerrido con sed de enfrentarse al enemigo con extraordinarias posibilidades de victoria. Su entrega absoluta a la libertad de Cuba lo  llevó a ocupar el cargo de General en Jefe, el más alto de las fuerzas libertadoras, el mismo que puso en sus manos José Martí.

El 6 de marzo de 1878 sale rumbo a Montego Bay, Jamaica, arribando el día 7 de ese mismo mes exiliado por su participación en la Guerra de los Diez Años. Llega a Kingston donde se encuentra con “Manana”, su mujer, hijos y hermanas, sumidos en profunda miseria. Arrienda un pedazo de monte en Corbet. Donde Gómez diría respecto a su estado:

“Nos estamos manteniendo casi con mangos”

Luego de pasar grandes necesidades logra establecer una vega de tabaco en Corbet con la ayuda financiera del mayor general Julio Sanguily y del coronel Manuel Codina. El 2 de octubre de 1884, durante los preparativos para reiniciar la lucha armada en Cuba (Plan Gómez-Maceo), ambos generales conocen personalmente a José Martí Pérez en Nueva York. Como consecuencia, de sus actividades conspirativas por la independencia de Cuba, es reducido a prisión en República Dominicana y encarcelado en la Fortaleza de Ozama, por orden del presidente Alejandro Woss y Gil, a instancia de los representantes del Gobierno español en la isla. El 9 de enero de 1886 es puesto en libertad y expatriado de Santo Domingo.

El 31 de marzo, en compañía de Rafael Rodríguez firma el Acta de Tups Islands, en la que se explican los motivos por los que se suspenden los preparativos para reiniciar la lucha, y con ello concluye el Plan Gómez-Maceo. El 11 de septiembre de 1892 , José Martí lo visita en Montecristi, República Dominicana. Desde Santiago de los Caballeros, Martí le escribe proponiéndole el mando del Ejército Libertador de Cuba.

“El Partido Revolucionario Cubano viene hoy a rogar a usted que, repitiendo su sacrificio, ayude a la Revolución, como encargado supremo del ramo de la guerra, a organizar, dentro y fuera de la Isla, el Ejército Libertador (…) Yo ofrezco a usted, sin temor de negativa, este nuevo trabajo hoy que no tengo más remuneración que brindarle que el placer de su sacrificio y la ingratitud probable de los hombres…”

El 15 de septiembre le contesta a José Martí:

“Desde ahora puede usted contar con mis servicios.”

Estas palabras de Martí sin duda alguna estremece al más testarudo de los hombres. Gómez era bien conocido también por su carácter recto he implacable. El 3 de junio de 1893 se entrevista, por segunda vez, con Martí en Montecristi. El 10 de enero ocurre el revés del Plan de Fernandina. El 7 de febrero José Martí llega a Montecristi y le refiere lo ocurrido en Fernandina. El 24 de febrero ocurre el inicio de la guerra de 1895. El 25 de marzo firma con José Martí el Manifiesto de Montecristi, programa de la Revolución de 1895.

1948. Emisión conmemorativa al desembarco de Martí y Gómez por Playitas de Cajobago

La Guerra Necesaria (1895-1898)Finalmente, en abril de 1895, llegaron Gómez y Martí a Cuba, desembarcando en Playitas de Cajobabo, en la costa sur de Guantánamo. En otra expedición arribaron a Cuba los hermanos Maceo por Duaba, cerca de Baracoa.

Las incontables batallas del generalísimo no podían pasar por alto en la filatelia y en el año 1910 se le rinde justo homenaje a varios patriotas. En el catálogo Guerra aparece textualmente:

Emisión para correo ordinario, impresa a dos colores, con las efigies de distintos patriotas de nuestras guerras de independencia, puesta en circulación el 1ro de febrero de 1910, según Orden No. 19 de la Dirección General de Comunicaciones anexa a la Secretaría de Gobernación, de fecha 15 de Enero del mismo año. Sin filigrana y perforación 12.

1910. Centro desplazado
1910. Centro invertido usado

 

 

 

 

 

 

 

 

La Entrevista en La Mejorana. Cumbre histórica, donde se reunieron los tres principales dirigentes político-militares de la guerra que había estallado el 24 de febrero de 1895: José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, la cual tuvo lugar el 5 de mayo de 1895, en el del poblado de Dos Caminos, San Luis, en el Ingenio “La Mejorana”, territorio oriental.

1948. Sello emitido con motivo del 50 aniversario

De esta reunión no existe acta ni documentación oficial de los participantes en la que se revele el contenido tratado, por lo que los historiadores plantean diferentes hipótesis. Como por ejemplo que quedó bien definido que José Martí sería el delegado del Partido Revolucionario Cubano, era el máximo dirigente de la revolución y el Mayor General Máximo Gómez sería el General en Jefe del Ejército Libertador, quien junto con el Mayor General Antonio Maceo, conduciría la guerra. Se dice que durante la entrevista hubo diferentes criterios en relación con la forma de gobierno, ya que Martí propugnaba la formación de un gobierno civil, con un Presidente y un Consejo o Cámara de Representantes con amplias facultades, pero sin posibilidad de interferir sobre la conducción de la lucha armada, que estaría regida por la jefatura militar; mientras que Maceo era partidario de una Junta de Generales con mando y una Secretaría General, aspectos estos que quedaron pendientes de resolver por la Asamblea Constituyente de la República en Armas.

1948. Prueba de plancha imperforada

Otro aspecto importante supuestamente tratado fue que, tanto Gómez como Maceo, eran partidarios de que Martí regresara al extranjero cuanto antes, donde sería más útil a la Revolución, criterio no compartido por Martí, quien entendía que en Cuba estaba su lugar. Además, en el transcurso de la entrevista, Maceo conoció y aprobó el contenido del Manifiesto de Montecristi, elaborado por Martí y Gómez.

Uno de los tesoros mejor guardados del Museo postal cubano son los cuños personales de Máximo Gómez y Antonio Maceo. Este enorme cubano grabo con letras de oro su nombre en la historia de nuestra independencia. Son muchas las series en nuestra filatelia donde su imagen brilla. Si existiera la posibilidad de renacer el generalísimo sin titubear diría:
“Quiero volver a nacer donde ya dejé mi corazón y mi alma.  Quiero nacer en los campos de Cuba”.

1933. Sobres de primer día de la emisión del Centenario del Generalísimo
Nombramiento militar firmado por el Mayor General

 

¡Ya has votado!

2 comentarios

    1. Excelente artículo, felicitaciones, y excelente muestra filatélicamente hablando, me gustó mucho ese último sobre expuesto de la serie de 1936. Reiteradas felicitaciones colega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *