Los sobres de primeros vuelos perdidos de Cuba. El vuelo de Key West a La Habana de 1913.

1.238 Vistas

La isla de Cuba, por su posición privilegiada en el mar Caribe, fue en inicio conocida como la “llave del Nuevo Mundo”. Era el primer puerto viable después del largo cruce de la “mar océana” y permitía no solo el descanso de tan larga travesía, sino el poder aprovisionarse para completar el viaje hasta su destino. Con el desarrollo del correo aéreo a comienzos del siglo XX, su posición le permitió ser punto de escala de los aviones que, con escasa autonomía de vuelo, necesitaban ripostar combustible para seguir viaje a las Antillas.
En la isla contamos desde los albores de la aviación con un movimiento importante de pilotos que llegaron incluso a París, la meca del movimiento en esos momentos, para tomar clases de los pilotos más experimentados. Uno de ellos fue Domingo Rosillo.
El objetivo de esta nota no es repetir lo que ya se conoce del aviador, sino llamar la atención sobre los vuelos no localizados de Cuba. El Dr. Tomás Terry, testigo de excepción de los primeros eventos del correo aéreo cubano, dejó registrado en su libro “El correo aéreo en Cuba” una excepcional información sobre estos vuelos que transportaron correspondencia y de la cual no ha sobrevivido hasta nosotros la evidencia física. Son sobres con porte ordinario y poco llamativos que es posible descansen en alguna caja o colección sin reparar en la verdadera rareza de la pieza.
El primer vuelo registrado por el Dr. Terry y del que no se conocen sobres transportados es:

1913. 17 de mayo. Primer vuelo experimental Key West – La Habana. Piloto: Domingo Rosillo. Avión: Morane. Tiempo de vuelo: 2h 30 min.

El Ayuntamiento de La Habana había ofrecido un premio al aviador que lograra cruzar el estrecho de la Florida en un vuelo entre Key West y la capital cubana. Los conocidos aviadores Agustín Parlá y Domingo Rosillo viajaron a Estados Unidos y realizaron numerosas pruebas. Parlá quedó fuera de competición por una avería importante en su aeroplano. Rosillo logró resolver los desperfectos de su equipo y el 17 de mayo a las 5:30 de la mañana se elevó para aterrizar a las 8:00 a.m. en La Habana.

Según Tomás Terry, el aviador Rosillo recibió correspondencia (8 cartas y varias tarjetas) para:

– Mayor General José Miguel Gómez, presidente de la República, remitida por el Cónsul cubano Sr. Carrasco.
– Manuel Sanguily Garrite, secretario de Estado.
– General José de Jesús Monteagudo, Jefe del Estado Mayor del Ejército Constitucional.
– Sr. Bouapre, Embajador de los Estados Unidos en Cuba.
– Narciso Gelats, presidente de la Cámara de Comercio.
– Antonio Herrera, Director del periódico “El Mundo”.
– Sr. Gato, fabricante de tabacos.
– General Freire de Andrade, alcalde de La Habana, remitida por el alcalde de Key West, Sr. Fugarty.
– Varias tarjetas postales con diferentes remitentes, las cuales “no serían más de 20”, según el propio aviador.

Es posible que por los remitentes pueda localizarse alguna de estas piezas que, sin dudas, son joyas del correo aéreo cubano extraviado en el tiempo.

tomado de “Catálogo de primeros vuelos y eventos del correo aéreo de Cuba”.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 10

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *