Prefilatelia V. Los inicios del mandato del Correo Mayor y la primera oficina postal de La Habana.*

521 Vistas

Aunque el principal objetivo del Correo Mayor, por mal que parezca, no era la estructuración del servicio postal si hizo ostensibles mejoras en el servicio. Sus intenciones estaban más interesadas en la silla del Cabildo habanero y en la política municipal de la que se podían sacar importantes beneficios. Sus primeros pasos en materia postal estuvieron encaminadas a establecer la primera oficina de correos en La Habana. Se tomó como emplazamiento un edificio en la calle de los Oficios número 22 junto al embarcadero y la calle que aún hoy lleva su nombre (Luz).  

 Existe otra versión defendida por Antonio Barreras, ilustre filatélico cubano de principios del siglo XX, en la cual la primera Casa de Correos estuvo en casa de Dña. María Acosta en la Plaza de Armas, en la esquina de las actuales calles Tacón y O´Reilly (antiguas Carnicería y Horcón). No es errada su afirmación, pero según Ángel Torredamé, no es hasta 1765 que se establece en ese lugar la administración de correos por cuenta del Estado.  

 El Correo Mayor expidió al gobernador de Santiago de Cuba un título de teniente en blanco para que designara a alguien de su entera confianza y revocó el nombramiento de su hermano como teniente de  La Habana a favor de Antonio de Acosta, que fue confirmado por el ayuntamiento. 

 El único testimonio postal conservado hasta el momento del período de mandato del Correo Mayor es casualmente la primera carta con marca postal de la isla de Cuba. Se trata de una envuelta fechada en La Habana remitida al gobernador de Santiago de Cuba, Lorenzo de Madariaga, sin pago de portes y con la marca “HABANO”. única conocida hasta el momento. Esta pieza perteneció a la colección de Buenaventura Cruz Planas y posteriormente pasó al Museo Postal Cubano donde se conserva. 

* Versión ampliada y actualizada del discurso de ingreso presentado a la Real Academia Hispánica de Filatelia e Historia Postal en noviembre del 2021 por Adolfo Sarrias. Solo se autoriza el uso de este texto como licencia general para uso educativo. Se prohíbe cualquier reproducción o distribución que implique una ganancia o beneficio patrimonial.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *